sábado, 17 de noviembre de 2018

viernes, 16 de noviembre de 2018

Expertos reivindican el papel crucial de la microbiología rápida para la supervivencia del paciente séptico



Jornada SMMC ‘Avances en el diagnóstico microbiológico rápido de sepsis’

  • Profesionales se han reunido este miércoles 14 de noviembre en el Auditorio Materno Infantil del Hospital 12 de octubre para mostrar los avances en cuanto al diagnóstico rápido de la septicemia

  • La detección de las enfermedades tiempo-dependientes, como la sepsis, del microorganismo que la ha desencadenado y de su susceptibilidad a los tratamientos, son vitales para salvar la vida de los pacientes

Madrid, 16 de noviembre de 2018. Profesionales especialistas en microbiología de los principales hospitales españoles se han reunido este miércoles 14 de noviembre, en el Auditorio Materno-Infantil del Hospital 12 de Octubre, para poner de manifiesto los avances en cuanto al diagnóstico rápido de la sepsis. 
La sepsis, o septicemia, es un fenómeno desencadenado por una respuesta inmunitaria aguda a una infección. Como reacción al proceso infeccioso, el cuerpo libera sustancias químicas inmunitarias en la sangre que desencadenan una inflamación generalizada. Esto, a su vez, produce coágulos en la sangre y fugas en los vasos sanguíneos, lo que altera la circulación y provoca la disfunción de algunos órganos.
Durante el encuentro, organizado por la Sociedad Madrileña de Microbiología Clínica y bioMérieux, los expertos han hecho especial hincapié en la necesidad de incorporar la microbiología rápida en la práctica habitual de la clínica, para reducir el tiempo de identificación del microorganismo que causa la enfermedad y, de esta manera, optimizar el tratamiento del paciente. Además, han apuntado que, en el caso de la sepsis, el diagnóstico precoz es especialmente importante por tratarse de una enfermedad tiempo-dependiente. Estudios han demostrado que, si se detecta durante la primera hora, el paciente tiene un 85% de probabilidad de sobrevivir, mientras que por cada hora de retraso disminuye en un 7%.
Como herramienta para aumentar la supervivencia, la Dra. Nieves Larrosa se ha centrado en el denominado ‘código sepsis’, cuyo objetivo se basa en “la detección precoz de los pacientes con sepsis y la aplicación del conjunto de medidas recomendadas por la Surviving Sepsis Campaign, así como a adaptarlas a la realidad de cada centro, intentando que estos pacientes dispongan de la mejor atención posible”, ha explicado.
Este protocolo, asimismo, se ocupa de fijar los tiempos en los que han de realizarse estas actuaciones ya que “en esta patología no solo es importante la calidad de la asistencia, sino la precocidad con la que se recibe, que va a condicionar directamente el pronóstico del paciente”.
Para ello, la Dra. Larrosa ha puesto de manifiesto la necesidad de “apostar por dispositivos y técnicas que permitan detectar la sepsis en las fases más incipientes e, idealmente, incluso antes de que se desencadene”, lo que terminaría por minimizar el grave impacto que esta enfermedad tiene sobre los pacientes.

La investigación tecnológica como aliada
Para que todo esto sea posible, es imprescindible invertir en técnicas microbiológicas diagnósticas de última generación en los laboratorios, “facilitando que pueda darse respuesta de forma ininterrumpida, las 24 horas del día, 7 horas a la semana”, ha finalizado la Dra. Larrosa.
Un claro ejemplo de la implementación de nuevas tecnologías en los laboratorios de microbiología son los dispositivos FILMARRAY o VITEK MS. Así lo ha explicado la Dra. Bárbara Gomila, que asegura que estas herramientas “permiten reducir notablemente el tiempo en la identificación de los agentes causantes de la bacteriemia”.
Además, este hecho “unido al conocimiento de los patrones de sensibilidad local antibiótica, ha permitido que el paciente se beneficie cuanto antes de un tratamiento antibiótico más adecuado”, ha apuntado la Dra. Gomila, algo que es de vital importancia en enfermedades como la sepsis, en las que cada minuto cuenta.
Para mejorar en estas técnicas de detección y diagnóstico rápido de la sepsis, la Dra. María Ángeles Orellana, del Hospital Doce de Octubre, ha incidido en la necesidad de mejorar el flujo de trabajo de hemocultivos, sobre todo en la fase analítica, en la que es fundamental “reducir el tiempo en la identificación y estudio de sensibilidad de los microorganismos, cuando el hemocultivo es positivo”, ha explicado.
De hecho, gracias a la investigación y al desarrollo tecnológico actualmente existen herramientas como VIRTUO, que simplifica el flujo de trabajo de hemocultivos a través de la automatización del proceso y por la rapidez de detección del agente que causa la infección. Esta tecnología puede llegar a ahorrar hasta 10 horas en el proceso diagnóstico. 
Por ello, en la actualidad se están implementando numerosas técnicas que permitan agilizar los tiempos: “existen sistemas capaces de realizar la identificación y algunos estudios de sensibilidad en pocas horas (entre dos y siete)”, ha añadido la Dra. Orellana. Asimismo, también ha indicado que la fase postanalítica también debe ser cuidada, sobre todo porque “si no existe un buen sistema de información de los resultados y personal cualificado en enfermedades infecciosas y tratamiento antimicrobiano, los esfuerzos previos no tendrán el resultado deseado”.
Siguiendo esta línea, el Dr. Rafael Delgado ha señalado que “para que el diagnóstico clínico, y por supuesto el microbiológico, tenga impacto clínico tiene que ser rápido y preciso y acompañarse de la transmisión de la información por profesionales en la interacción de la clínica con el laboratorio”. En la actualidad, las técnicas de microbiología están siendo incorporadas a los servicios de microbiología de forma continua, aunque para el Dr. Delgado “la detección bacteriana y sepsis es un ejemplo claro en el que tenemos claras oportunidades de mejora”.
La microbiología, por tanto, se vuelve una herramienta primordial “desde el primer momento de sospecha de un cuadro de sepsis”, tal y como ha explicado el Dr. Rafael Cantón. Ha añadido, también, que permite asimismo “la aplicación de tecnologías que permitan la detección de patógenos en sangre o sobre otras muestras que sean foto del cuadro de sepsis”.
El Dr. Cantón ha insistido, además, en que, durante la primera hora, la microbiología “permite acortar los tiempos de positividad de los hemocultivos y con posterioridad con la aplicación nuevamente de tecnologías basadas en microbiología molecular o en la proteómica”.
Para el Dr., no hay duda de que todo esto son ventajas para el paciente, pues se reduce la mortalidad y se acierta con mayor precisión en el tratamiento antimicrobiano que hay que suministrar; pero también desde el punto de vista económico: “menor tiempo de ingreso, menor gasto en antimicrobianos, menor uso de recursos humanos sanitarios”, ha concluido.
Las cifras de afectados por sepsis son cada vez más alarmantes: cada año presenta entre 20 y 30 millones de casos en todo el mundo, causando una muerte cada 3-4 segundos. Pero, aunque se avance en técnicas de detección rápida, su diagnóstico continúa siendo extremadamente complicado.
bioMérieux, comprometida con la situación, lleva más de 50 años trabajando para tratar de optimizar procesos y resultados de los análisis que se realizan en los laboratorios de microbiología. Gracias a su tecnología, es posible identificar rápidamente los microorganismos que causan las infecciones, así como los tratamientos a los que son susceptibles.

Sobre bioMérieux
Fundada en 1963, bioMérieux es la empresa líder mundial en diagnóstico in vitro. Posee 42 filiales alrededor del mundo y distribuye a más de 150 países a través de su gran red de distribución. bioMérieux ofrece soluciones de diagnóstico (sistemas, software, reactivos) que determinan el origen y nivel de las enfermedades infecciosas. Sus productos son utilizados para el diagnóstico de estas enfermedades, así como para detectar microorganismos en productos agroalimentarios, farmacéuticos y cosméticos, para mejorar la salud pública y garantizar la seguridad de los consumidores.
Para conocer más sobre bioMérieux, puedes visitar www.biomerieux.es.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

SIGRE LANZA EN CASTILLA Y LEÓN LA CAMPAÑA ‘GRACIAS POR ECHAR UNA MANO’

Los ciudadanos disponen de 1.626 Puntos SIGRE en las farmacias de Castilla y León



·         El 97% de los castellanos y leoneses considera que tirar los restos de medicamentos a la basura o por el desagüe perjudica “bastante o mucho” al medio ambiente

·         En 9 de cada 10 hogares de Castilla y León se revisa el botiquín con regularidad. En el 95% de los casos en los que se revisa, los ciudadanos retiran algún medicamento caducado

·         El 87% de los castellanos y leoneses considera que automedicarse con medicamentos sobrantes de tratamientos prescritos por el médico y almacenados en el botiquín puede entrañar algún riesgo para su salud



Madrid, 14 de noviembre de 2018.- Bajo el lema “Gracias por echar una mano”, SIGRE lanza en Castilla y León una nueva campaña de concienciación dirigida a sensibilizar al ciudadano sobre la necesidad de colaborar en el correcto reciclado de los envases vacíos o con restos de medicamentos, depositándolos en el Punto SIGRE de la farmacia.

La campaña hace especial hincapié en la importancia que tiene, para el medio ambiente y la salud pública, reciclar correctamente los envases y los restos de medicamentos, caducados o que no se necesiten, para darles un correcto tratamiento medioambiental.

Además, de manera particular, reconoce y agradece la colaboración de los ciudadanos para cerrar adecuadamente el ciclo de vida del medicamento y la contribución de cada uno de los agentes del sector farmacéutico para lograr los dos objetivos para los que se puso en marcha SIGRE.

El objetivo medioambiental, con el fin de evitar que estos residuos se tiren a la basura o se arrojen por el desagüe, con el consiguiente riesgo de contaminación del suelo, el agua, los ríos o los ecosistemas. Y el objetivo sanitario, para retirar de los hogares los medicamentos caducados, en mal estado de conservación o los restos de tratamientos ya finalizados para evitar problemas derivados de un uso inadecuado de los mismos.

Con respecto al primero de los objetivos, el 97% de los ciudadanos de Castilla y León considera que tirar los restos de medicamentos a la basura o por el desagüe perjudica “bastante o mucho” al medio ambiente.

En relación al segundo, cabe destacar que en 9 de cada 10 hogares de Castilla y León se revisa el botiquín con cierta regularidad. Este hábito socio-sanitario cobra una especial importancia si tenemos en cuenta que en el 95% de las ocasiones en las que se revisa el botiquín, se retira algún medicamento caducado o en mal estado de conservación.

Además, el 87% de los castellanos y leoneses considera que automedicarse con medicamentos sobrantes de tratamientos prescritos por el médico y almacenados en el botiquín doméstico puede entrañar algún riesgo para su salud.

Los castellanos y leoneses disponen de 1.626 Puntos SIGRE y ratifican que el lugar más adecuado para su ubicación es la farmacia, por la cercanía al domicilio, la seguridad y la confianza en el farmacéutico.


Puntos SIGRE
Ávila
133
Burgos
201
León
324
Palencia
97
Salamanca
256
Segovia
100
Soria
64
Valladolid
286
Zamora
165
Total
1.626

En palabras de Juan Carlos Mampaso, Director General de SIGRE, “el doble beneficio, medioambiental y sanitario, que se obtiene reciclando en el Punto SIGRE los envases, vacíos o con restos de medicamentos, ha motivado a los castellanos y leoneses a colaborar con esta iniciativa de forma muy activa”.

La campaña, que se desarrollará en prensa, televisión y medios digitales, además de informar al ciudadano sobre qué depositar en el Punto SIGRE de la farmacia, le agradece su colaboración en la recogida selectiva de estos residuos para cuidar tanto de su salud como de la salud de la naturaleza.

Además, destaca el compromiso del sector farmacéutico para proteger el medio ambiente y fomentar el uso responsable del medicamento, prestando una especial atención al cumplimiento de los tratamientos con antibióticos y la adecuada gestión de sus envases y residuos, con el fin de contribuir a paliar el problema de las resistencias bacterianas, uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial. 

Los envases de medicamentos, cada vez más ecológicos y sostenibles

La mejor labor que se puede llevar a cabo para cuidar del medio ambiente es la de prevención, evitando en origen la generación de residuos que se pueden producir al final del ciclo de vida del medicamento y de su envase.

En este campo, la industria farmacéutica ha sido especialmente activa, logrando, gracias a la aplicación de más de 2.350 medidas e iniciativas de ecodiseño, reducir el peso y/o volumen de 1 de cada 4 envases de medicamentos para conseguir que estos sean más ecológicos.

Esta labor también es coordinada por SIGRE a través de los Planes Empresariales de Prevención de envases que desde el año 2000 viene desarrollando trienalmente la industria farmacéutica.

Qué hay que depositar en el Punto SIGRE de la farmacia

-Al acabar un medicamento:                     El envase vacío (blíster, frasco, tubo, aerosol, etc.) junto con su caja de cartón

-Al finalizar un tratamiento:                      El envase con el resto de medicación que haya podido sobrar, siempre dentro de su caja

-Al revisar el botiquín:                                 Los medicamentos caducados, en mal estado de conservación y los que ya no se necesiten

SIGRE Medicamento y Medio Ambiente

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro en la que participan todos los agentes del sector farmacéutico (industria, distribución y farmacia) para garantizar el correcto tratamiento medioambiental de los residuos de envases, vacíos o con restos de medicamentos, que se generan en los domicilios.

Su actividad se centra en tres grandes líneas de actuación: el impulso y coordinación de las medidas de ecodiseño que aplica la industria farmacéutica a los envases de medicamentos, para que estos sean cada vez más ecológicos; la gestión ambiental de los residuos que el ciudadano deposita en los Puntos SIGRE de las farmacias, para cuidar del medio ambiente; y la concienciación de la opinión pública, para conseguir un uso más responsable del medicamento.